INTOXICACIÓN AGUDA POR MONÓXIDO DE CARBONO EN EL EMBARAZO.

Paloma de la Cal Sabater

Resumen


La intoxicación por monóxido de carbono en el embarazo es un suceso poco frecuente pero con repercusiones potencialmente graves para el feto. 

El CO es un gas tóxico para la embarazada, considerado teratógeno, que tras ser inhalado, se une a las hemoproteínas plasmáticas alcanzando los tejidos, produciendo hipoxia tisular. 

Las fuentes fundamentales de la exposición se derivan de la inhalación de gases procedentes de una combustión incompleta de aparatos de calefacción domésticos y de gases producidos por incendios. 

El Objetivo es describir la intoxicación por monóxido de carbono en la gestante, identificar las diferencias con la población adulta y relacionar los principales riesgos y secuelas a los que se enfrenta el feto. 

Realizada revisión bibliográfica sistemática durante junio - julio de 2016 en las principales bases de datos de Ciencias de la Salud, incluyendo trabajos publicados desde 2006 sin hacer restricciones respecto al diseño del estudio. 

La sintomatología comienza con cefalea, náuseas y vómitos y progresiva alteración de la consciencia, la cual es el mejor indicador de la toxicidad materna y del pronóstico fetal. El diagnóstico es, en muchos casos, de sospecha aunque puede ayudar la pulsioximetría. 

El riesgo fetal es elevado por la hipoxia en uno de los períodos críticos de desarrollo, presentando secuelas mayoritariamente neurológicas, que pueden prevenirse con un tratamiento adecuado y precoz. 

Los profesionales sanitarios debemos saber reconocer la entidad, especialmente en las mujeres embarazadas debido a la especial vulnerabilidad del feto. Se precisan más estudios controlados para establecer criterios de tratamiento, así como la formación del personal implicado para afrontar una situación urgente de esta índole. 

PALABRAS CLAVE 

Monóxido de carbono, embarazo, intoxicación, intoxicación aguda, oxígeno hiperbárico.


Texto completo:

PDF