DEPENDENCIA Y EDADISMO. IMPLICACIONES PARA EL CUIDADO

Carmen Bárcena Calvo, José Antonio Iglesias Guerra, Mª Isabel Galán Andrés, Victor Abella,

Resumen


La discriminación por edad supone una percepción negativa de las personas mayores, normalmente por parte del resto de grupos etarios, pero también por el propio grupo de œmayores. Esta percepción negativa incluye ideas como enfermedad, dependencia, deterioro, etc., y sin embargo, la mayoría de las veces no se corresponde con la realidad. El edadismo ha sido señalado como la tercera gran forma de discriminación de nuestra sociedad, tras el racismo y el sexismo, pero ésta es una discriminación que afecta al total de la población (no así el sexismo o el racismo), ya que es una única condición evolutiva común. Las diferentes culturas generan, y tratan de legitimar, determinadas imágenes sobre las personas, que no son más que artilugios culturalmente construidos que se interiorizan como modelos estables. Se pretende reflejar la existencia de una forma de prejuicio o discriminación, que surge a partir de influencias culturales y que forma parte del sistema de creencias tanto de los profesionales como de las personas mayores y sus familias. Las maneras de actuar de algunos profesionales pueden estar indicando la presencia de sesgos edadistas implícitos que pueden pasar desapercibidos para ellos mismos. Esta forma de pensar puede afectar al diseño, implantación y resultados de las intervenciones dado que puede infravalorar las capacidades de las personas mayores. Por lo tanto, se trata de poner de manifiesto la necesidad de fomentar actuaciones dirigidas a reducir la presencia del edadismo, fundamentales para promover mejores niveles de bienestar en el grupo de población de las personas mayores. PALÁBRAS CLAVE: Edadismo Dependencia Prestación de cuidados

Texto completo:

PDF